lunes, 1 de noviembre de 2010

FRASES DE INSTRUCCIÓN – UN BOTÓN DE MUESTRA

El béisbol tiene su virtud de alegría, humor, belleza y emociones. La gran fanaticada tiene sus voces de ánimo con sentido o no, pero siempre logra el objetivo invalorable e imprescindible de ponerle el sabor a la fiesta del béisbol cualquiera sea el nivel de este.

Pero cuando llegamos al aspecto técnico, encontramos un enorme grado de confusión forzada por la proliferación de filosofía infundada, anarquía, arraigadas creencias de las imaginaciones propias y gran escepticismo a la tecnología del beisbol, contagiada por el enlace de caprichosas frases de instrucción obsoletas y enigmáticas que le dan piso y sustento al alarmante tabú existente en todo el beisbol, y más acentuado aun en el béisbol menor.

Un botón de muestra lo tenemos en las frases de instrucción. Y es que dedicados instructores de generaciones pasadas emplearon breves frases que representaban un resumen de completas explicaciones hechas a sus alumnos sobre las técnicas y secuencias de movimientos que debían aplicar. Estas frases sirvieron de instrumento simplificado como recordatorio flash en momentos precisos del entrenamiento y los alumnos entendían clara y puntualmente de que se trataba cada frase.

Con el pasar del tiempo, estas frases siguieron utilizándose generación tras generación. Pero curiosamente, en el presente, las mismas frases no surten el mismo efecto positivo en el campo de entrenamiento.

La razón es clara, pues al omitir la completa explicación y detalles técnicos de cada ejercicio que dieron lugar a las frases, estas quedaron aisladas, vacías incompletas y difíciles de interpretar, creando confusión y retraso en el proceso de aprendizaje del alumnado y consigo han servido de instrumento a los entrenadores para hacer secreto del asunto técnico, marcar distancia con los representantes y producir el tabú.

Por conveniencia y comodidad en el uso de esta fraseología, los entrenadores se han eximido de su obligación de conseguir aquellas completas explicaciones que dieron origen a dichas frases.

Más grave es que la falta de actualización del conocimiento técnico y pedagógico sea escondida con uso de la fraseología con la que se aparenta el saber.

Poner enigmas al descubierto es algo difícil por la costumbre en su uso, pero mucho más difícil es romper un tabú por los intereses creados. En el roce de cualquier conversación de béisbol, se palpa el impedimento de tocar el tema técnico y cuando se toca, llegan a discusiones sin conclusión y sin fin.

En el béisbol, no es nada más que sea tabú hablar del problema del conocimiento técnico, sino que es tabú incluso investigarlo. Romperlo es considerado una falta imperdonable por la sociedad que lo impone, pero nosotros, apoyados en conocimientos firmes y modernos, estamos dispuestos a favorecer a una masa importante de la población presente y futura con nuestros trabajos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario